Gloria a Dios

Centro de Fe y Esperanza

Read More

Instituto Bíblico CEFEG

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 2Timoteo 3:16-17

Matriculas Instituto
small_image

SÍ, ACEPTO

Mi regocijo proviene de una experiencia personal indescriptible. Mi canto surge de las vivencias acumuladas, de un día a día disfrutando de la grandeza de Dios. La más elevada poesía no puede describir estos sentimientos, y la más estilizada prosa no llega a una explicación completa. Solo el alma redimida puede dilucidar a Dios, porque él ha construido un templo en ella.

small_image

Faros en la oscuridad

No te niego que los conflictos a afrontar amenazarán tu fe, tu alegría y tu quietud. No te oculto la existencia de un enemigo sin parangón en la tierra, que hará lo posible para derrotarte. Pero te aseguro que, el Dios que servimos, estará a nuestro favor y en cada jornada comprobaremos sus promesas. Cada tramo del sendero al cielo estará matizado de sus poderosas obras y lo mejor de todo, Dios mismo estará allí, junto a nosotros, en nosotros. Si antaño le dijiste: Sí, acepto. Si le prometiste amor y fidelidad. Entonces mantén tu decisión y satisfecho con lo que Dios es para ti, vive por encima de las tormentas hasta llegar a la eternidad.

small_image

Somos luces en la oscuridad

En medio de tanta oscuridad reinante y de tantos faros inservibles, Dios tiene un remanente. Luces que siguen encendidas sin importar las circunstancias poco halagüeñas. Faros imbatibles que destellan dirección y buenas nuevas. Los años no han podido apagar sus luces, ni el mal tiempo ha debilitado su alcance. Siguen ahí como símbolos vivientes de la fidelidad de Dios, como patrimonios vivos de la gracia divina. No esconden su luz tras una doble vida, ni falsean su testimonio buscando prebendas terrenales. Son lo que son porque Jesús les ha iluminado primero, y no pueden evitar con sus palabras y hechos reproducir Su llama.

small_image

Yo estoy contigo, La Gran Promesa de Dios

Él, tal vez, no nos diga todo lo que queremos saber, porque la curiosidad es insaciable, avara de conocimiento. Sin embargo, nos ha dicho lo que no puede faltar, la información que necesitamos oír por encima de todas: que él estará con nosotros, todos los días de nuestra vida. Si verdaderamente lo conocemos, esta promesa bastará para aquietarnos, pues todas las otras provienen de esta fuente de seguridad eterna. No sabemos lo que nos deparará el mañana, lo que el futuro titilante nos reserve, pero una cosa está clara, Dios estará allí, y con eso basta.

Hoy quiero recordarme que soy un viajante en la noche más oscura de este mundo. Que a menos que lleve Su luz conmigo los árboles me parecerán monstruosos, los obstáculos me parecerán montañas y hasta las mariposas resultarán fantasmas. Aquella llamada me recordó que sin luz no podemos ver, tan sencillo como eso, tan complejo como es.